CIENTÍFICOS OCEÁNICOS Y ONG RECLAMAN EL FIN DE LA NEGLIGENCIA DE LOS GOBIERNOS CON EL SISTEMA DE SOPORTE VITAL DE LA TIERRA

Date: 25th September 2019

COMUNICADO DE PRENSA

Respuesta:  Informe Especial del IPCC sobre el océano y la criosfera en un clima cambiante

El Informe Especial sobre el océano y la criosfera en un clima cambiante del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) revela el alcance de la crisis a la que se enfrenta la humanidad ahora que el océano y sus servicios empiezan a mostrar signos de desplome.

Aunque el océano está vinculado al clima de forma indisoluble, ya que los dos funcionan conjuntamente para hacer habitable el planeta Tierra, esta es la primera vez que el IPCC ha dirigido su atención al ámbito marino. El informe resultante refleja lo que los científicos marinos y las ONG vienen diciendo desde hace años: que el océano está empezando a desmoronarse bajo una infinidad de factores de presión innecesarios que van de la sobrepesca a la contaminación, a lo que se añade además el colapso climático.

El efecto del colapso climático es el más grave, creando acidificación, sobrecalentamiento y desoxigenación. Estos tres factores han concurrido en todos los eventos de extinción masiva a lo largo de la historia de la Tierra; los tres están activos ahora en el océano.

El profesor Dan Laffoley, de la CMAP de la UICN, ha declarado: “Somos un mundo oceánico, movido y regulado por un océano único, y estamos llevando ese sistema de soporte vital al extremo de su capacidad mediante el sobrecalentamiento, la desoxigenación y la acidificación. Ya quedó atrás el momento de las ‘llamadas de atención’ – lo que necesitamos ahora es guiarnos por nuestro propio interés y con conocimiento de causa para emprender acciones que protejan el océano y el clima, protegiendo y apoyando a la vez a la humanidad”.

Las escalas temporales por las que se rige el océano significan que los cambios que ya se han introducido en su sistema – tales como el calentamiento – seguirán operando durante cientos de años. Por tanto, aunque se emprendan acciones inmediatas para frenar el aumento de la temperatura y recortar las emisiones de CO2, los servicios que presta el océano al planeta podrían seguir estando en peligro.

Por ello resulta tan importante que se controlen todos aquellos factores adicionales de presión sobre el océano que sí se pueden controlar. La sobrepesca y la contaminación, así como la destrucción de hábitats, ecosistemas y biodiversidad, son factores de presión que se pueden atajar para apoyar la resiliencia del océano a fin de que este resista la crisis climática.

Lisa Speer, del Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales, afirma: “El océano está enfermo. Tenemos que eliminar ya algunas de las causas de esa enfermedad para que tenga una oportunidad mejor de resistir los estragos del colapso climático. Es como curar la neumonía para que el cuerpo humano pueda resistir mejor el cáncer”.

Aunque las perspectivas descritas por el IPCC son innegablemente sombrías, hay medidas que pueden tomarse ahora para ayudar a potenciar la resiliencia del océano.

De aquí a finales de 2020, la Alta Mar – el área fuera de la jurisdicción nacional de cualquier Estado, que conforma la mitad del planeta y dos tercios del océano entero – debería estar protegida por el derecho internacional. Se está negociando un nuevo tratado en las Naciones Unidas, y los Estados deberían completar este proceso en 2020, de acuerdo con una resolución de la Asamblea General de la ONU y con gran ambición.

Los Estados Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica, de carácter jurídicamente vinculante, negociarán nuevas metas para la protección de la biodiversidad en una reunión que se celebrará en 2020. La meta para la biodiversidad marina debería ser la protección de al menos un 30% del océano mediante áreas alta y totalmente protegidas, sometiendo el 70% restante del océano a una gestión sostenible.

Poner fin a la sobrepesca y a la contaminación en todas sus formas, así como prevenir una pérdida adicional de biodiversidad, ecosistemas y hábitats, son medidas esenciales que están a nuestro alcance.

Abordar el problema del colapso climático y contener el calentamiento a 1,5 grados centígrados (o lo más cerca posible de esa cifra) es esencial para la supervivencia de los servicios ecosistémicos del océano. A este fin, todos los Estados tienen que comprometerse con planes nuevos y más ambiciosos (NDCs) en 2020.

Contactos media:

Patricia Roy en Paris – Patricia@communicationsinc.co.uk – + 34 696 905 907

Mirella von Lindenfels en Londres – Mirella@communicationsinc.co.uk – + 44 7717 844 352

Karen Rausch en Santiago – Karen@communicationsinc.co.uk + 56 967354769 

Sophie Hulme en Nueva York – Sophie@communicationsinc.co.uk  + 44 7973 712869

Posted on Categories Assets Key Documents